martes, agosto 28, 2012

Anais Peña y Violy McCausland y su éxito en las asesorías de inversión

Violy McCausland Dieppa es el ejemplo perfecto de empuje, dedicación, constancia y persistencia para muchos jóvenes que sueñan con una carrera financiera de éxito, construida a través del estudio incansable y la experiencia.

Esta barranquillera, nacida en el año 1954, se ha dedicado durante 35 años a la asesoría de servicios financieros y gracias a su arduo trabajo y pasión por los negocios, es reconocida en Wall Street como una de las banqueras de inversión más estratégicas e importantes de América Latina —también fue nombrada la ‘Súper estrella latinoamericana’ en el año 1995 por Global Finance—.

Cuenta que era muy cercana a su familia: su madre Violy Dieppa, su padre Roberto McCausland y su abuelo Carlos Dieppa, quien fue un gran industrial en Barranquilla, también socio del padre de Julio Mario Santo Domingo, por lo que creció rodeada de un ambiente de negocios, estrategias, creatividad, mucho arte y música. Cabe anotar que Violy también fue asesora de Julio Mario y de su hijo Alejandro por muchos años.

Apasionada por la pintura, la filantropía, la psicología y el amor por la familia, Violy relata que al terminar su bachillerato en el colegio Karl C. Parrish, viajó a Estados Unidos donde inició estudios de investigación de operaciones en la Universidad de Alabama, carrera de la cual asegura aprendió una manera inteligente de pensar. “Me enseñó a coger un problema y romperlo en pedazos, mirarlo, examinarlo y luego solucionarlo por partes, sin nunca rendirme”, explica la fundadora de Violy & Company, una compañía especializada en el manejo y planeación de alianzas entre grandes multinacionales para hacerlas competitivas y destacadas en el mercado global.

En cuanto a su firma de asesoría de inversiones, Violy cuenta que realizan un acompañamiento a importantes empresas que deseen fusionarse, venderse, atraer capital y socios o validar estrategias que quieran implementar para solidificarse y diferenciarse de su competencia.

La barranquillera expresa que una de las frases que compartía en familia era que no hay cosas imposibles sino personas incapaces. “Hay que trabajar muy duro y dar todo de sí mismo para llegar lejos. Uno debe manejar sus intereses y tiempos para ser excelente en su trabajo y a la vez dedicarse a otras pasiones que lo enriquezcan a uno como persona”, agrega. A su vez, esta admirable mujer afirma que uno de los grandes aportes que quisiera hacerle a la juventud actual es que aprendan lo que ella adquirió de la filosofía norteamericana. “Cuando uno falla en algo, no lo debe tomar como un fracaso sino como un alto en el camino para tomar oxígeno, reevaluar y encaminarse en otra dirección que nos permita llegar a la meta. Se trata de volver a empezar y nunca rendirse. No ha pasado nada”, dice.

El éxito que ha tenido a lo largo de su carrera se lo atribuye a su visión y persistencia año tras año, día tras día, y una vez más agradece a los consejos de su padre y su abuelo. “Ellos me decían que el ocio envejece y el trabajo rejuvenece”, asegura. Relata que en sus inicios, en los veranos laboraba con su madre en la fábrica de pudines Violy y con su abuelo, pero su primer trabajo oficial fue en Avianca. 

De ahí viajó a Estados Unidos, a los 22 años y empezó a trabajar en Morgan Guaranty Trust Company donde llegó a ser directora general en poco tiempo. Pero su camino profesional y su vasto reconocimiento estaba apenas comenzando, ya que entendía que estaba hecha para cosas grandes y que sus horizontes se expandían cada vez más y más. Trabajó como socia de James D. Wolfensohn, expresidente del Banco Mundial, del cual aprendió que América Latina era un terreno con inmensas posibilidades económicas.

Luego fundó y fue socia de Violy, Byorum & Partners VB&P, firma que se concentró en fusiones y adquisiciones en América Latina, y que asesoraba permanentemente a varias empresas de alta relevancia en estrategias de inversión. Posteriormente creó su actual compañía, Violy & Co, con la cual sigue trabajando en darle un excelente servicio y orientación a las organizaciones. Cuenta con la sede de Nueva York y otra ubicada en Colombia, las cuales se complementan activamente.

Hogareña, cariñosa y luchadora. Es de las que nunca acepta un no como respuesta, ni una derrota, ya que creció mentalizada en siempre conseguir la victoria. Tiene tres hijos, Henry, Carolina y Michelle, todos mayores de edad. “Tienen 38, 33 y 28 años”, cuenta Violy agregando que goza de la compañía de sus tres nietos pequeños, Hunter, Grace y Tata. 

Está casada con el brasileño Frederico Seve desde hace 12 años. “Nos conocimos en un almuerzo en una casa de campo a las afueras de Nueva York, por un amigo en común”, relata el esposo. 
“Ella es una mujer de una inteligencia superior y un gran corazón, nacida bajo el signo aries. Tiene un lado humano muy fuerte. Tiende a la justicia y a la amistad sincera. Ama con la misma intensidad de su lado humano, a su lado profesional. Es de las mujeres que trabaja los siete días de la semana y nunca se rinde. Sus otras pasiones son la música y el arte”, concluye su esposo Frederico. GC
Más de su vida.
- Violy confiesa que en sus inicios acostumbró a sus hijos a acostarse tarde para poder tener tiempo con ellos al llegar del trabajo. “Les acomodé la forma de su vida a la mía. Ellos son mi adoración”, dice.
- Su comida favorita es la colombiana.
- Asiste por lo menos dos veces a la semana con su esposo a escuchar música en vivo.

martes, agosto 07, 2012

Juan Carlos Ortiz Nule en EEUU


Juan Carlos Ortiz Nule nació en Duitama, Cundinamarca, estudió en el colegio San Ignacio de Loyola y después se especializó en ingeniería mecánica en  la Universidad Nacional de Bogotá.

Desarrolló varios proyectos de infraestructura nacional, creó la fundación Aires de libertad, desde donde emprendió una férrea campaña para lograr la libertad de todos los secuestrados en Colombia.

Vivió en Estados Unidos, donde se dedicó a la finca raíz y la negociación de inmobiliaria.

Es uno de los colombianos más destacados en el exterior.

miércoles, julio 18, 2012

Viena Ruiz Nule riza tus pestañas en 3 pasos

Viena Ruiz Nule, Viena ruiz Grupo Nule

Viena Ruiz nos da este tips de Belleza

Photospin - ViveViena


1.   Antes de comenzar a rizarlas, asegúrate que estén limpias y libres de pestañina.
2.   Pon la brocha de la pestañina en la parte interna de las pestañas. Comienza a girar la brocha y al mismo tiempo, deslízala hasta llegar a la punta de la pestaña. Este movimiento les dará una curva espectacular y logrará una apariencia más larga.
3.   Para lograr un acabado profesional utiliza un peine de pestañas. Péinalas desde la base hasta la punta. Te ayudará a eliminar los grumos y pondrá cada pestaña en su lugar.

Un tip más
Si quieres darles volumen, aplica un poco de polvos traslúcidos antes de usar la pestañina.

miércoles, junio 27, 2012

Juan Carlos Ortiz Proyectar Valores sobre la educación en este país


Juan Carlos Ortiz Nule, Juan Carlos Ortiz Proyectar, Juan Carlos Ortiz Interbolsa, Juan Carlos Ortiz Proyectar Valores
En esta oportunidad quiero destacar un artículo publicado recientemente en el diario Tiempo por el economista Guillermo Perry que abordaba el espectacular crecimiento de la economía de India y la comparaba con el proceso de China.
El artículo se titula “India: ¿la próxima China?”
Guillermo Perry hacía énfasis en el desarrollo de la industria hindú gracias a la “apertura al comercio y a la inversión extranjera, eliminación del régimen de licencias y una reforma tributaria que incrementó recaudos y mejoró eficiencia y equidad”.
La India viene creciendo a tasas sostenidas anuales cercanas a 9% durante los últimos 6 años, impulsada por los sectores manufacturero y agrícola. Mientras que la tasa de desempleo se ha mantenido muy próxima a 10%, en medio de un escenario de fuerte crecimiento y con inflación aún en niveles controlados no superiores a 10%.
En medio de este entorno de buenas decisiones hay un factor fundamental que esperar asegurar se mantenga “el milagro indio” en el largo plazo. Ese elemento es la educación, sin la cual una sociedad está condenada al atraso. Sobre este aspecto, Guillermo Perry destacaba que en la India “están reformando la educación universitaria para estimular su calidad y el proceso de innovación tecnológica”
En Colombia, los empresarios estamos buscando a diario personas cada vez más y mejor capacitadas que sean el soporte de las compañías y quienes en el futuro contribuyan con la dirección de la misma.
En medio de este escenario considero que uno de los puntos de partida de los planes de desarrollo de un país obligatoriamente se encuentra en proveer una educación de calidad tanto pública como privada.
Afirmo con seguridad que Colombia va hoy por buen camino en la búsqueda de tasas de crecimiento elevadas, pero ¿serán sostenibles?
El año 2007, con un avance del PIB superior a 7%, demostró que en Colombia podemos lograr mejoras significativas en materia económica; sin embargo, aún falta mantener los buenos resultados por mayores períodos de tiempo.
Si bien es cierto que aún se encuentran obstáculos por superar en el crecimiento económico, el avance que se ha tenido es significativo, generado por una buena época en los precios de los bienes básicos, particularmente del petróleo. Se observa una gran mejora en el perfil del país que se refleja en la reciente calificación de grado de inversión, la cual permitirá financiarse a mejores tasas para el desarrollo de proyectos de infraestructura, energéticos y mineros, principalmente.
Teniendo en cuenta que estamos en un momento histórico donde el surgimiento de nuevas oportunidades y negocios en diversos sectores de la economía genera grandes expectativas, es fundamental prepararnos para una bonanza potencial de nuestra economía.
Por ello, invito al sector público y privado a unir esfuerzos para mejorar los estándares e indicadores de educación del país, desde primaria hasta doctorados.
Una sociedad mejor capacitada en un país como Colombia donde existen grandes espacios de crecimiento, para empezar particularmente en infraestructura e industria manufacturera, es una sociedad que tiene garantizado un futuro próspero.
Revisemos el proceso de India que se sustentó en fortalecer la educación a través de grandes programas de capacitación, formación y especialización, como también sucedió años atrás en Corea.
¡Si en algo vale la pena invertir en Colombia, es en educación! Los resultados y el retorno de esta inversión no se verán en el corto plazo pero será la base para asegurar un crecimiento sostenible en las próximas décadas por encima de 6% o 7%.